Aprender piano: la independencia de las dos manos

Aprende a tocar el pianoEl piano tan atractivo con sus teclas negras y blancas

Cuando empieces tu aprendizaje, enseguida te enfrentarás a una de las mayores dificultades que presenta este instrumento: poder tocar con las dos manos a la vez.

Te darás cuenta de que no es nada fácil y que una buena parte de tu trabajo, si eres principiante, consistirá en superar este primer obstáculo.

En general, en piano, la mano derecha se encarga más de la melodía, mientras que la mano izquierda se dedica más a la armonía, a los acordes. Evidentemente, no es tan simple como eso. Por ejemplo, en el contrapunto este aspecto no es tan acentuado.

Te darás cuenta de que es mucho más sencillo tocar con la mano derecha que con la mano izquierda, que es más torpe y tiene menos fuerza. Al principio, tenderás a tocar solo con la mano derecha. Por lo tanto, para poder adquirir la independencia de las dos manos, lo primero que tienes que hacer es aprender a tocar con la mano izquierda. ¿Cómo se puede hacer? ¿Cómo se puede aprender a hacerlo?

Para superar este primer obstáculo, la solución consiste en empezar por tocar con la mano izquierda solo (por ejemplo, tocar escalas). Y esto hay que hacerlo desde el principio; no esperes dos meses para empezar a tocar con la mano izquierda. Tienes que afrontar este desafío al principio de tu aprendizaje.

Una vez que estés más suelto con la mano izquierda, podrás empezar a tocar con ambas manos a la vez. Por tanto, el truco está en no empezar a tocar con ambas manos antes de haber trabajado la mano izquierda sola.

Para progresar, empieza tocando las mismas notas y con los mismos tiempos, con la mano derecha y con la mano izquierda. Así tocarás exactamente lo mismo con ambas manos. Después, aprende a tocar una partitura sencilla, teniendo cada mano una parte diferente. Sobre todo, empieza por tocar con una mano primero y la otra después. Es otra regla que hay que respetar: no tocar de primeras con las dos manos, sino empezar por una y luego la otra.

Verás que con su independencia, tocar con ambas manos a la vez te dará cada vez menos problemas. Esto lleva tiempo, mientras que tu cerebro se forma y las manos memorizan los movimientos. A partir de cierto momento, podrás descifrar una partitura tocando directamente con las dos manos a la vez.

Por supuesto, hay que elegir partituras fáciles para empezar, que encontrarás en los métodos para principiantes. Ten en cuenta que te hará falta al menos un año de práctica para ser completamente capaz de adquirir una buena independencia de las manos. Por tanto, no te desanimes demasiado pronto. Uno no se convierte en Mozart de la noche a la mañana.