Al Fin Soy Libre!!

A menudo somos víctimas anónimas de nuestra prisión invisible. Víctimas de nuestros actos, determinados por nuestra condición en la sociedad. A menudo dichos actos vienen desencadenados por decisiones tomadas a raíz de nuestro conocimiento del libre albedrío y su aplicación a nuestras vidas de manera desmedida. Recordemos que como todo en la vida, los extremos son perjudiciales para nuestra existencia.

Somos  víctimas de nuestros pensamientos, víctimas de nuestras convicciones, víctimas de nuestros actos, víctimas de nuestras adicciones,…víctimas. Pero podemos evitarlo.

A menudo somos prisioneros, muchas veces sin ser conscientes de ello, de una tendencia de pensamiento que ha desencadenado un comportamiento adictivo.

Ser libre supone liberarse de todas las ataduras impuestas por las creencias ajenas que nos influencian, ataduras impuestas por el racismo, ataduras impuestas por la violencia.

Ser libre supone, liberarse, a través del conocimiento, de todas las adicciones que nos atan a unas actuaciones que aparentemente hemos elegido libremente y sin embargo son consecuencia de una adicción. Liberarse de comportamientos y pensamientos racistas y violentos. Y que mejor manera para adquirir conocimientos que leer un buen libro. Un buen ejemplo de un gran libro que trata sobre la libertad es el que publicó el Doctor Francisco Alonso Fernández en el año 2006 “El Hombre Libre y sus sombras”.

Otro gran libro que puede ayudarnos a alcanzar la libertad es “Las nuevas adicciones” del mismo autor. Y que nos explica muy bien las características del enfermo adictivo al alimento, al sexo, a las compras, a la televisión, al juego, al trabajo y a internet y las nuevas tecnologías.

poltada-las nuevas adicciones

 Mediante la lectura de “El hombre libre y sus sombras” podemos entender mucho mejor el desarrollo del hombre libre a través de la historia de la humanidad, y gracias a ” Las nuevas adicciones” podremos sentirnos identificados al leer nuestros propios comportamientos adictivos, si es que los tenemos, y tomar medidas correctoras que nos lleven a un feliz desenlace, liberándonos por completo y consiguiendo la ansiada libertad.

Cómo le dijo nuestro querido Don Quijote a Sancho:

“La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad así como por la honra se puede y debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres.”

Fotografía de portada:

modelo: Linda Falone

Fotógrafo: Ignacio Arrese.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s