La Improvisación en el Piano

La música tiene pausas, tiene silencios, tiene ritmos, tiene armonía.

Para improvisar con un instrumento es preciso sentir desde el corazón

  • Improvisar es llegar al corazón de la música
  • Improvisar es Escuchar música.
  • Al improvisar descubrimos los secretos de la armonía musical
  • Improvisar con el piano: Cosas fundamentales

Improvisar cuando se toca un instrumento es la base de todo buen aprendizaje para llegar a tocar con soltura el piano. Empezar a tocar improvisando es, según mi criterio la base de una sólida formación como intérprete y  compositor de música. Ser capaz de tocar sin partitura, nos permite desarrollar nuestra creatividad y expresar nuestras emociones más íntimas.

¿Cómo aprender a improvisar con el piano? Es importante que te inicies con un Maestro que haya desarrollado la improvisación durante mucho tiempo y que utilice esta herramienta en todas sus clases.

Improvisar es llegar al corazón de la música

Improvisar es sentarse ante el piano,  tomar la posición correcta y empezar a Tocar.

El sistema de notación musical actual es relativamente reciente, pues data de finales de la Edad Media. Como no estaba todavía muy desarrollado y no era demasiado preciso (no tanto como lo es actualmente), la improvisación era clave en el proceso de creación y reproducción de la música. Hoy en día, podemos decir que la improvisación ha sobrevivido, incluso tras el establecimiento del sistema de notación musical clásico.

df350528a1430f5d9c6bbf33cdf1dfd6--piano-girl-piano-forteAunque parezca imposible, todo el mundo puede aprender a improvisar.

Bach era un gran improvisador antes de convertirse en el compositor que hoy en día conocemos. En algunas composiciones de esta época, a los intérpretes se les daba una gran libertad gracias a la técnica del bajo continuo, el bajo cifrado y, más tarde, los acordes. Si queréis iniciaros en la improvisación al piano, estáis en cierto modo volviendo a los inicios y a la esencia de la música.

El estado mental a la hora de aprender a improvisar con el piano

La improvisación surge de la educación en este campo, del conocimiento íntimo de la música y su lenguaje, y de la expresión de los sentimientos por parte del intérprete.

La improvisación surge de un estado mental.

Para ser capaces de improvisar, para aprender a improvisar con el piano, es necesario liberarse de prejuicios y  tabúes académicos establecidos.

Debemos concentrarnos, respirar profundamente varias veces para establecer un estado mental propicio para la improvisación.

Las personas y en particular los pianistas deben enfrentarse a menudo a numerosos bloqueos psicológicos.

Improvisar requiere tener cierta confianza en uno mismo; salirse de lo establecido, de las clases de piano clásicas, convencionales, apartar la vista de las partituras y dejar que fluyan todos nuestros sentimientos y emociones, que a veces no nos atrevemos a mostrar por timidez.

PORTADA¡Atreveos a improvisar, en casa o en la calle!

Atreverse a improvisar es el primer paso para cualquiera que desee aprender este arte. No hay que tener miedo de hacer el ridículo o a equivocarse, tampoco de la opinión de otras personas, sobre todo al principio; debemos disfrutarlo, seguir nuestro instinto, relajarnos, calmarnos y dejarnos llevar.

Escuchar música

Para improvisar, es necesario poseer una sensibilidad musical muy desarrollada. Normalmente, es el caso de los músicos que lo intentan. Si deseáis aprender a improvisar con el piano es porque os gusta mucho la música y sois unos apasionados. Pero es bueno recordar lo siguiente: cuanto más música escuchéis, más progresaréis a la hora de improvisar. Porque no es solo cuestión de ser espontáneos. La inspiración no solo viene de dentro, de nuestros sentimientos o nuestras emociones; también surge de aquello que escuchamos.

La música de otras personas es el material más importante y la principal fuente de improvisación, y, por ende, de inspiración. Improvisar es en gran parte retomar, consciente o inconscientemente, motivos y frases musicales —incluso canciones completas— que hemos escuchado.

Conocer los fundamentos de la armonía musical

Contrariamente a lo que podamos pensar, no improvisamos al azar. 

La improvisación es una mezcla entre libertad y ataduras. Podríamos decir lo mismo de todo tipo de creaciones artísticas y técnicas. Nunca se crea algo de la nada: siempre nos basamos en algo. Para pintar un cuadro original, algo que no se haya visto antes, no basta con estar inspirado o dar rienda suelta a nuestra imaginación. Si no sabéis pintar, no llegaréis a hacer gran cosa (aun así, podéis intentarlo, ¡nunca se sabe el artista innato que lleváis dentro!). Un buen artista, si estamos hablando de pintura, es sobre todo alguien que sabe pintar, que maneja y conoce a la perfección la técnica necesaria a la hora de coger el pincel, mezclar los colores y trazar sobre el lienzo.

Con el piano pasa lo mismo. Si no habéis aprendido nunca a tocarlo o no habéis adquirido los conocimientos básicos de armonía, el resultado de vuestra improvisación no tendrá ningún tipo de interés. No se trata de hacer un curso completo de armonía musical, solo de recordar los fundamentos necesarios que os serán de utilidad a la hora de improvisar. Si queréis, podéis pedir ayuda a vuestro profesor de piano. El sabrá lo que necesitáis conocer y mejorar para empezar a hacer vuestros pinitos con el piano.

Si sois principiantes de la improvisación, vuestro primer objetivo será improvisar una melodía con la mano derecha y acordes con la izquierda. Esta repartición de las manos no es obligatoria, pero al principio puede ayudaros mucho. Cuanto más progreséis, más podréis liberaros de esta norma. Ahora vamos a tratar dos cuestiones:

  • ¿Cómo inventar una melodía?
  • ¿Cómo generar acordes que vayan con la melodía?

Improvisar con el piano: principios básicos

La melodía con la mano derecha

No hay fórmula mágica para crear una melodía al piano. La melodía es el elemento musical más libre, el que está menos sometido a ataduras. Veremos más adelante que las normas son más importantes cuando estamos preparando los acordes (con la mano izquierda). La inspiración es lo más importante en el proceso de crear nuevas melodías. Como ya hemos dicho anteriormente, las melodías proceden de dos fuentes:

Dad rienda suelta a vuestra imaginación cuando queráis improvisar.

  • Expresar vuestro interior, expresar vuestros pensamientos, expresar vuestras emociones y sensaciones, vuestros sentimientos en un momento determinado. El conjunto de sonido armónico que sale del piano cuando estamos improvisando determina lo que siente la persona que está tocando el instrumento.
  • La inspiración, no surge de la nada. Nace de una sensibilidad musical que deriva de una escucha atenta y recurrente de otras canciones melodías y experiencias.

Existen en total doce escalas mayores y doce menores. Una melodía utiliza las notas de la escala para desplegarse. Si improvisáis una melodía en G mayor, tendréis que utilizar las notas de la escala de G mayor: es decir, todas las notas blancas, pero también alguna negra.

Pero para empezar, podéis intentar improvisar con la escala de Do mayor (C) o La menor (Am) únicamente; tonalidades sin notas negras, quizás así os será más fácil.

La regla es la siguiente: una melodía siempre está unida a una escala determinada; es decir, a un conjunto de siete notas. Claramente, en Do mayor, es posible utilizar notas externas a esta escala, pero, si eres principiante, es preferible no utilizar más que las notas de esa escala.

En una melodía, en general, no hay grandes “saltos”.

En una melodía, la nota que sigue no debe distanciarse de la precedente en más de tres o cuatro notas. 

Esta es una regla que puede resultar muy útil para comenzar a improvisar, pero que, con algo más de práctica, podréis ignorar.

Los acordes con la mano izquierda: fundamentales

¿Cómo acompañar una melodía (que, en teoría, tocamos con la mano derecha) con la mano izquierda? Utilizando acordes o alteraciones de ellos; podemos tocar un acorde simplificado al iniciarnos en el piano, utilizando tónica y 5ª. En Do mayor serían las notas do y sol, C y G.

Los acordes permiten enriquecer la melodía que, por su cuenta, puede resultar un poco pobre.

Recordamos algunas ideas básicas relativas a la armonía. En una escala, tenemos siete notas diferentes, también conocidas como grados musicales. Si tomamos la escala de Do Mayor, tenemos: do – re –mi –fa- sol – la- si – (do).

Sobre cada una de estas notas, podemos construir un acorde.

Un acorde es una combinación de dos intervalos: una tercera y una quinta.

El acorde de do por ejemplo es: do –mi – sol.

El intervalo do-mi es el intervalo de tercera, y el de do-sol es el de quinta.

Por otro lado, el acorde de sol es: sol –si – re.

En una escala determinada, hay siete acordes diferentes, pero todos no tienen la misma relevancia. Los más importantes son los que se construyen sobre los grados tonales I, IV y V. Es decir, en la escala de Do mayor serían los siguientes:

  • El acorde de Do mayor I: do-mi-sol (aquí hablamos de la “tónica”).
  • El acorde de Sol mayor V: sol-si-re (aquí de “dominante”).
  • El acorde de Fa mayor IV: fa – la –do (y, por último, de “subdominante”).

Para iniciaros en la improvisación, podéis comenzar por utilizar únicamente estos tres acordes en la fase inicial. Pero es recomendable que experimenteis con más acordes.

Y como conclusión:

la improvisación es una de las mejores formas de aprender a tocar el piano.

Si deseas aprender piano sin salir de casa, no dudes en ponerte en contacto con www.fmth.es para conocer a uno de nuestros profesores para recibir tu primer curso piano.

Félix Masip. Profesor de Piano.

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s